Categorie
Uncategorized

DON TONINO BELLO Y LA MIRADA DEL ALMA

Autor de la publicación Por Alessandro Manfridi

Fecha del artículo 20/04/2021

No hay comentarios sobre DON TONINO BELLO Y LA MIRADA DEL ALMA

Publicado en https://www.vinonuovo.it/comunita/esventure-di-chiesa/don-tonino-bello-e-lo-sguardo-dellanima/

“Los ojos son el espejo del alma”.

Citando la famosa frase de Platón en el Fedro, no puedo negar, veintiocho años después del nacimiento en el cielo del obispo de Molfetta-Ruvo-Giovinazzo-Terlizzi Don Tonino Bello (1) que ciertamente valió la pena para él.

Tuve el privilegio de conocerlo en persona y, como los amigos me han invitado varias veces a transmitir mis recuerdos, trato de compartirlos contigo.

Todavía recuerdo la primera vez que lo conocí, aunque no en persona.

Acababa de bajarme del autobús en la ciudad de Bari, buscando a un sacerdote al que se suponía que debía conocer. Sin darme cuenta, me encontré con una escena bastante inusual: una procesión solemne de la ciudad para entrar a la catedral, desde ese día se festejaba el patrón San Conrado. Me encontré, sin haberlo planeado, para entrar y participar con los demás fieles, una iglesia abarrotada, en la celebración.

Todavía recuerdo la pasión que este obispo transmitió en su homilía, realmente habló “desde el alma”: era el pasaje del Evangelio que habla de la incapacidad de un rico para entrar en el reino de los cielos, “sería más fácil para un camello para entrar por el ojo de una aguja para que un rico entre en el reino de los cielos “(2).

Don Tonino fue un franciscano como terciario y profundamente atento “al poder de los signos”, más que a “los signos del poder” y sus catequesis sobre el lavamiento de los pies por Jesús, con esa única vestidura que le fue otorgada, el delantal. de servicio, son una maravillosa exteriorización, desde el corazón, de sus elecciones (3).

Como obispo, había elegido el lema de un versículo del Salmo 34: “Escuchen a los humildes y se regocijen” (4); la cruz pectoral no de oro sino de madera de olivo de su tierra, el amado Salento; el anillo episcopal obtenido de la fe de los padres. Conducía con un viejo 500 amarillo. Siempre disponible y tranquilo, hasta el punto de bajar a abrir la puerta en persona cuando alguien toca el intercomunicador en el episcopio.

No perdió este hábito hasta que sus fuerzas se lo permitieron.

El primer encuentro personal con él: me encontré asistiendo a una cena, sus invitados en el episcopio, cuarenta jóvenes, y no faltaron los que hablaron, lo llenaron de preguntas y todos escuchamos con admiración sus respuestas, un obispo tan “en la mano Era inusual encontrarlo.

Personalmente, no quise intervenir, todos estaban entusiasmados y muchos lo hicieron, me quedé en silencio, escuchando, un poco apartado, alegre, como todos, de esta acogida y este clima de fraternidad.

Al final de la cena, Don Tonino quiso acompañarnos no a la puerta sino a bajar los escalones del episcopio hasta la calle. Una vez más, estábamos en grupo y las intervenciones continuaron, no hubiéramos querido dejarlo, pasa como cuando con un querido amigo el tiempo vuela rápido. En cierto momento, sin que me dé cuenta, se me acerca, me mira a los ojos y me pregunta: “¿Cómo te llamas?” Sigo incrédulo: “¡Alessandro!”. No recuerdo lo que añadió, unas palabras cariñosas, como las de un buen padre. Su gesto me impactó. Don Tonino había notado mi silencio, la decisión de permanecer casi escondido, de dejar espacio para los demás, ya que todos estaban entusiasmados con llenarlo de preguntas.

Era un pastor atento a la gente, entusiasta y apasionado, con una palabra que tocaba el corazón.

Además de su ministerio episcopal, su atención a todos y a los menos, otro gran testimonio fue el de su compromiso por la paz.

Como obispo presidente nacional de la asociación Pax Christi, muchas de sus intervenciones fueron memorables, incluido el apasionado discurso “Constructores permanentes de la paz” (5).

Un magisterio decisivo. No puedo olvidar una entrevista que lo vio retransmitida por Rai, eran los días del primer conflicto contra Irak, el de la invasión de Kuwait. Todos justificaron la intervención armada, por la violación de todo el derecho internacional. Él, una voz en el desierto, se pronunció apasionadamente contra el embargo, medida que golpearía a la población civil, citando con aire casi profético la visión de Isaías que contempla las espadas transformándose en rejas de arado y las lanzas en guadañas (6). Parecía venir de otro mundo, una voz que habla a los que no pueden entenderla, como la que ha tocado a todos los profetas bíblicos (7).

La pasión de Don Tonino por la causa de la paz vio su página más alta cuando el obispo, ahora minado por la enfermedad, no quiso dejar de participar en la “expedición” organizada por “Bienaventurados los pacificadores” que reunió a 500 personas, que se fueron con el barco de Ancona a Split, para llevar solidaridad, esperanza y un anuncio de paz al centro de Sarajevo, durante el conflicto serbo-croata-bosnio, con riesgo de vida por la presencia de francotiradores. Fue un hecho completamente silenciado por los medios de comunicación, y Don Tonino publicó su diario de esos días, con recuerdos memorables, en las páginas de Il Manifesto (8).

El mal lo había consumido y lo había obligado a acostarse. Se decía que don Tonino ya no podía recibir visitas, como era la costumbre, a cualquier hora del día, cuando algunos iban a visitarlo. La enfermedad no le permitía decidir y planificar cuándo podía recibir, recuerdo que alguien informó que si era posible se podía llamar a quien quisiera para que fuera a saludarlo. Así que me encontré en su habitación. Esa tarde hubiéramos sido 40 o 50 personas, entre laicos, seminaristas del curso, celebrantes; tanta gente se reunió de pie en ese dormitorio. Don Tonino participó en la celebración de la Misa en la cama, vestido con la estola al cuello, la celebración fue realizada por los demás celebrantes. Pero en el momento de la homilía quiso hablar y retomó ese episodio que relató, que se ha hecho muy famoso, de la “Cruz como arreglo temporal”. En la historia narró que realizó una visita pastoral a uno de sus párrocos. Durante la visita había notado que en un rincón de la sacristía había un antiguo crucifijo de madera, retirado de su lugar debido a algunos trabajos en curso. Junto al crucifijo hay un cartel con la inscripción: “Alojamiento temporal”. Don Tonino tuvo un sobresalto, se volvió resueltamente hacia el párroco: “¡No debes quitar esa escritura, al contrario, debes enmarcarla!”

Y a partir de este episodio construyó su anuncio que esa tarde actualizó con nosotros.

“¡Chicos, no se preocupen! ¿La Cruz? ¡Es un alojamiento temporal! ¿Cuánto tiempo estás en la cruz? ¿Unas pocas horas? Pero, después de eso, ¡todo cambia! ¡Las cosas se transforman! “

Habló con voz débil. El cuerpo es esquelético. El rostro hundido, devorado por la enfermedad. Pero los ojos. Ojos vivos, penetrantes, llenos de amor. Nos miraba a cada uno, nos hablaba con determinación, con certeza, con parresía evangélica. Él, un hombre ahora en el umbral. Él, crucificado por un dolor insoportable y barrido por una enfermedad inexorable. Nos habló. Nos animó. Nos animó. Nos espoleó. Nos invitó a mirar la vida con ojos de esperanza, con la certeza de la fe, con alegría en el corazón. “¡Vamos chicos! ¡No temáis! ¡No tengas miedo! ¿La Cruz? ¡Es un alojamiento temporal! “

Incluso ahora, escribiendo, no puedo evitar que me conmuevan.

La última despedida, el día del funeral. La celebración se organizó al aire libre, en el puerto.

Mons. Mariano Magrassi OSB, arzobispo de Bari-Bitonto y presidente del CEP presidió la función, concelebrantes todos los obispos de Apulia y otros obispos, decenas y decenas de sacerdotes y unas cincuenta mil personas. En el video que reproduzco se transmitió la famosa oración de Don Tonino “Dame, Señor, un ala de repuesto”, que fue puesta a música y cantada por primera vez durante esta celebración (9). Recuerdo la procesión final, la canción tocó el alma. Me había propuesto contener las emociones y estaba tratando de hacerlo. Pero cuando continuamos, miré hacia arriba: mujeres, hombres, jóvenes, niños, ancianos, gente sencilla y gente distinguida, todos, sin excepción, estaban destrozados en lágrimas. Un pueblo que lloraba a su pastor, a su padre, a su amigo, a su hermano. Yo tampoco pude evitarlo. Frente a esta escena la emoción me tomó desde adentro y rompí a llorar, participando de este sincero homenaje. Nos había dejado un hombre, un pastor, un obispo que había hablado al corazón del pueblo, sin distinción, con pasión, amor, benevolencia y frescura evangélica. No solo fue un escritor sino un gran orador y sus escritos e intervenciones, transcritos, ocupan ocho volúmenes (10).

En los años siguientes, tuve la oportunidad de conocer y escuchar los valiosos testimonios de otras personas que lo conocieron en persona y lo conocieron.

Es verdaderamente un descubrimiento siempre nuevo y continuo.

El mismo Papa Francisco quiso recordarlo con su visita (11).

Estoy seguro que su testimonio seguirá enamorando a muchas personas, creyentes y no creyentes, porque un verdadero hombre, un hombre que se dedicó y dio su vida, dando un profundo sentido de gratitud y esperanza, hablando a los corazones y proponiendo. él mismo, incluso después de la elección episcopal, como lo hizo: “No me llame su excelencia, monseñor Antonio Bello. Siempre seré Don Tonino para todos ”. Y sus ojos hablaron. Una mirada fue suficiente para él.

(1) Fundación Don Tonino https://www.fondazheredontonino.it/

(2) Cfr. Mt 19, 23-30.

(3) Los pies del otro https://www.dontoninobello.info/as2-356/

(4) Audiant et laetentur https://www.conoscidontonino.it/audiant-et-laetentur/

(5) Asamblea de “Bienaventurados los constructores de la paz”, Arena di Verona, 20-22.02.1986 https://www.youtube.com/watch?v=8ZQ24suxmuU

(6) Véase Isaías 2: 1-5.

(7) Don Tonino, las palabras “incómodas” de un hombre libre – Vatican Newshttps: //www.vaticannews.va/it/papa/news/2018-04/tonino-bello-papa-francesco-alessano-molfetta-visita -words.html

(8) Conversación con su hermano Trifone Bello https://www.youtube.com/watch?v=UkDdTnzKflA

(9) Molfetta-funeral de Don Tonino Bello

(10) https://www.dontoninobello.info/

(11) https://www.avvenire.it/papa/pagine/papa-francesco-molfetta-don-tonino-bello El Papa: Don Tonino ayúdanos a ser “Iglesia del delantal” (avvenire.it)

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.