Categorie
Uncategorized

Dos meses en Santa Marta

Reflexión sobre el contenido de las homilías en Santa Marta durante el encierro

Alessandro Manfridi

09/04/2020

Fueron 64 las celebraciones eucarísticas del obispo de Roma retransmitidas en directo desde la capilla de Santa Marta, del 9 de marzo al 17 de mayo de 2020.
Por su voluntad explícita, estas celebraciones, que desde el inicio de su ministerio han hecho un encuentro familiar con un reducido número de fieles que han participado (miles en los últimos años) y que nunca había querido hacer públicos de forma integral. directos, en cambio, estaban abiertos en este período a todos aquellos que quisieran participar a través del enlace continuo transmitido por los medios vaticanos a las distintas redes conectadas con ellos.
De esta forma, el Papa quiso mostrar su cercanía “a los enfermos de esta epidemia de coronavirus, a los médicos, enfermeras, voluntarios que tanto ayudan, a los familiares, a los ancianos que se encuentran en residencias de ancianos, a los presos que están encerrados »¹.
Esta cita, que coincidió con un momento significativo como el que la liturgia propone cada año con el camino cuaresmal primero y luego con la Pascua, se compartió en un contexto tan crítico como inesperado como el de la pandemia y el consiguiente aislamiento forzado por el encierro. .
A partir de un contexto específico como el de las homilías que explican las lecturas bíblicas de la liturgia eucarística, Francisco transmitió muchos contenidos, indicaciones, sugerencias y exhortaciones, que fueron acogidos y apreciados no solo por quienes se conectaban en la red o vía TV. En vivo pero también de quienes lo conocieron gracias a los medios y las noticias que en esos días reportaron algunas reflexiones difundidas por Santa Marta.
Tratemos de retomar algunos de estos pasajes que creemos que son importantes para acogerlos y desarrollarlos.
¿Cuáles fueron los temas más populares en estos dos meses en Santa Marta?
Hojeando todas las homilías encontramos las palabras que aparecieron en más de una homilía y registramos 106 ítems entre ellas.
Los términos que más aparecen, dejando de lado los nombres: Hijo, Padre y Espíritu Santo, son las palabras diablo (en nueve homilías), Iglesia (10), Ley (10), pecado (12), corazón (16), pueblo de Dios. (17); también combinamos las palabras fe, confianza, fidelidad, creer, confiar, notando su recurrencia en 21 homilías.
¿Cuáles son las indicaciones que surgen para quienes viven el compromiso de la fe?
La fe debe transmitirse, ofrecerse pero sin caer en la tentación del proselitismo: los caminos son el testimonio y el servicio; el vestido el de la humildad. Todo proselitismo conduce a la corrupción².
Con respecto a la implementación del testimonio de fe, Francisco afirma:
Se puede hacer un hospital, una estructura educativa de gran perfección, de gran desarrollo, pero si una estructura es sin testimonio cristiano, su obra no será una obra de testimonio, una obra de verdadera predicación de Jesús: será una caridad, ¡muy bien, muy bien! – pero nada más³.
Estas palabras parecen una respuesta a todos aquellos que acusan al obispo de Roma de promover una visión que descuidaría el primado de la fe con la propuesta de la Iglesia como “hospital de campaña”. Francisco nos invita a ser prudentes y a basar el compromiso de predicar la fe en el binomio testimonio y oración.
La fe se caracteriza por la concreción que se perfila en sus diversos aspectos: la concreción de la verdad, la concreción de la humildad, la gracia de la sencillez⁴.
El servicio es el rasgo peculiar presente en la “cédula de identidad” del seguidor de Jesús y es este estilo el que lleva a construir y edificar según la convocatoria de elección, como se transmite en la homilía del martes de Semana Santa. La perseverancia en el servicio es fundamental⁵.
Los conceptos bíblicos de elección, promesa y alianza se recuerdan en la homilía del 2 de abril.
Francisco también dice: ¡ay de los hipócritas y los corruptos! Dios de verdad
al corrupto no perdona, simplemente porque el corrupto no puede pedir perdón, ha ido más allá. Está cansado… no, no está cansado: no es capaz. La corrupción también le ha robado la capacidad que todos tenemos de avergonzarnos, de pedir perdón. No, el corrupto está a salvo, sigue, destruye, explota a la gente, como esta mujer, todo, todo… sigue. Se puso en el lugar de Dios.
Una de las actitudes más deletéreas y destructivas, contraria al mensaje evangélico, es la de murmurar, quejarse, charlar, que se convierte en un verdadero linchamiento social, llegando a volcar la verdad con calumnias y falsas noticias que, de difundirse, arrastran a masas, resultando también en formas de violencia sangrienta.
Además de los ejemplos de Jesús y Esteban y los mártires cristianos de todas las épocas, tenemos el drama contemporáneo del Holocausto.
Ante esta situación letal, que se caracteriza por una perseverancia destructiva, el ejemplo que nos transmite Jesús es el de la valentía de callar: oponerse a la furia sólo con el silencio, nunca con la justificación.
El abuso humano no se detiene en el murmullo y la furia que conduce a la violencia física, sino que se actualiza trágicamente por cada forma de injusticia que va más allá de las sociedades individuales para adquirir dimensiones universales.
Magistral en este sentido es la homilía del Miércoles Santo con la lectura de la traición junto a la venta del vecino.
Cuando pensamos en vender personas, nos viene a la mente el comercio que se hizo con esclavos de África para traerlos a América, algo antiguo, luego el comercio, por ejemplo, de niñas yazidi vendidas a Daesh: pero es una cosa distante, es una cosa … Incluso hoy en día la gente está vendida. Cada día. Hay Judas que venden a sus hermanos y hermanas: explotándolos en su trabajo, sin pagar el derecho, sin reconocer sus deberes… Efectivamente, muchas veces venden las cosas más caras. Creo que para estar más cómodo un hombre puede alejar a sus padres y no verlos más; mantenlos a salvo en una casa de retiro y no vayas a verlos… se vende. Hay un dicho muy común que, hablando de gente así, dice que “esto es capaz de vender a la madre”: y la venden. Ahora están tranquilos, están lejos: “Cuídalos tú …”.
Hoy el comercio humano es como en los primeros días: está hecho. ¿Por qué es esto? Por qué: Jesús lo dijo. Le dio dinero a un señor. Jesús dijo: “Dios y el dinero no pueden ser servidos” (cf. Lc 16,13), dos señores. Es lo único que Jesús levanta y cada uno de nosotros debe elegir: o servid a Dios y seréis libres en la adoración y el servicio; o sirva el dinero, y será esclavo del dinero. Esta es la opción; y mucha gente quiere servir a Dios y al dinero. Y esto no se puede hacer. Al final pretenden servir a Dios para servir al dinero. Son los explotadores ocultos los que son socialmente impecables, pero hacen negocios debajo de la mesa, incluso con la gente: no importa. La explotación humana es vender al prójimo … hay un paso para robar para traicionar, pequeña. Los que aman demasiado el dinero hacen trampas para conseguir más, siempre: es una regla, es un hecho¹⁰.
Basta pensar en las injusticias que niegan la dignidad humana al imponer condiciones de trabajo que son situaciones reales de esclavitud¹¹.
La homilía del 6 de abril toca la conciencia:
Esta historia del administrador infiel es siempre actual, siempre las hay, incluso a un alto nivel: pensemos en algunas organizaciones benéficas o humanitarias que tienen muchos empleados, muchos, que tienen una estructura de personas muy rica y al final llega a la cuarenta por ciento de pobres, porque el sesenta es para pagar el salario de tanta gente. Es una forma de quitarle dinero a los pobres. Pero la respuesta es Jesús, y aquí quiero detenerme: “A los pobres los tendréis siempre con vosotros” (Jn 12,8). Ésta es una verdad: “De hecho, siempre tienes a los pobres contigo”. Los pobres están ahí. Hay muchos: están los pobres que vemos, pero esta es la parte más pequeña; el gran número de los pobres son los que no vemos: los pobres escondidos. Y no los vemos porque entramos en esta cultura de la indiferencia que es negacionista y negamos: “No, no, no son muchos, no se ven; sí, ese caso… ”, siempre minimizando la realidad de los pobres. Pero hay muchos, muchos.
O incluso, si no nos adentramos en esta cultura de la indiferencia, existe la costumbre de ver a los pobres como adornos de una ciudad: sí, los hay, como estatuas; sí, los hay, se pueden ver; sí, esa vieja que pide limosna, esa otra … Pero como si fuera algo normal. Es parte de la ornamentación de la ciudad tener gente pobre. Pero la gran mayoría son las pobres víctimas de las políticas económicas, de las políticas financieras. Algunas estadísticas recientes resumen esto de la siguiente manera: hay mucho dinero en manos de unos pocos y mucha pobreza en muchos, muchos. Y esta es la pobreza de tantas personas que son víctimas de la injusticia estructural de la economía mundial. Y hay mucha gente pobre que se avergüenza de demostrar que no llega a fin de mes; mucha gente pobre de clase media que va en secreto a Caritas y pregunta en secreto y se siente avergonzada. Los pobres son mucho más [numerosos] que los ricos; mucho, mucho… Y lo que dice Jesús es cierto: “De hecho, siempre tienes a los pobres contigo”. ¿Pero los veo? ¿Noto esta realidad? Sobre todo de la realidad oculta, aquellos que se avergüenzan de decir que no llegan a fin de mes¹².
La voluntad de participar en el sufrimiento de quienes han sido golpeados por esta pandemia¹³, debe abrir nuestra reflexión sobre los hermanos que sufren muchas otras pandemias como la del hambre en el mundo¹⁴.
Que esta experiencia pandémica se convierta, por tanto, en una oportunidad para redefinir nuestras opciones y no volver a caer en lo que se llama nostalgia del sepulcro:
Incluso hoy, frente al próximo -esperamos que sea pronto- el próximo final de esta pandemia, existe la misma opción: o nuestra apuesta será por la vida, por la resurrección de los pueblos o será por el dios del dinero: volver a la tumba de hambre, esclavitud, guerras, fábricas de armas, niños sin educación… ahí está el sepulcro¹⁵.
Sin duda, la de la pandemia es una experiencia de crisis social, como muchas otras épocas de crisis: matrimonios, familias, trabajo. ¿Cómo reaccionar en momentos de crisis?
En mi tierra hay un dicho que dice: “Cuando vayas a caballo y tengas que cruzar un río, por favor no cambies de caballo en medio del río”. […] Es el momento de la fidelidad, de la fidelidad a Dios, de la fidelidad a las cosas [decisiones] que hemos tomado desde antes. También es el momento de la conversión, porque esta fidelidad, sí, nos inspirará a cambiar para bien, no a alejarnos de lo bueno¹⁶.
¿Cuál es el papel del pueblo de Dios, un término más común, quizás no sorprendentemente, en estas homilías un

Santa Marta?

El cristianismo no es solo una ética, no es solo una élite de personas elegidas para dar testimonio de la fe.
El creyente debe experimentar el olfato y experimentar el recuerdo de pertenencia al pueblo de Dios. Adquirir conciencia.
de la gente:
Cuando esto falta, hay dogmatismos, moralismos, éticas, movimientos elitistas. La gente está desaparecida¹⁷.
Una de las imágenes que más impresionará en este ciclo de homilías es la de la Iglesia como río en el que todas las diferentes corrientes tienen derecho a estar presentes.
Creemos que esta es una afirmación hecha en respuesta a todos aquellos que reclaman los límites del cisma o se quejan de la imposibilidad de convivencia de diferentes almas, tradicionalistas o progresistas.
Aquí Francisco sigue recordando que la obra de división, de fragmentación entre partidos (soy de Pablo, soy de Apolo …) se presenta como una verdadera enfermedad para la Iglesia.
La Iglesia es como un río, ¿sabes? Algunos están más de este lado, algunos del otro lado, pero lo importante es que todos están dentro del río ”. Esta es la unidad de la Iglesia. Nadie afuera, todos adentro. Luego, con las peculiaridades: esto no divide, no es ideología, es legítimo. Pero, ¿por qué la Iglesia tiene este ancho de río? Es porque el Señor así lo quiere¹⁸.
Cerramos este abanico de citas con la significativa homilía del 18 de marzo en la que Francisco nos recuerda que
Nuestro Dios es el Dios de la cercanía, es un Dios que camina con su pueblo […] El hombre rechaza la cercanía de Dios, quiere ser dueño de las relaciones y la cercanía siempre trae consigo alguna debilidad. [ …] El “Dios cercano” se debilita, y cuanto más se acerca, más débil parece […]
Nuestro Dios está cerca y nos pide que estemos cerca unos de otros, que no nos alejemos unos de otros. Y en este momento de crisis por la pandemia que vivimos, esta cercanía nos pide que lo demostremos más, que lo demostremos más. No podemos, quizás, acercarnos físicamente por miedo al contagio, pero podemos despertar en nosotros una actitud de cercanía entre nosotros: con la oración, con la ayuda, muchas formas de cercanía. ¿Y por qué tenemos que estar cerca unos de otros? Porque nuestro Dios está cerca, quiso acompañarnos en la vida. Él es el Dios de la proximidad. Por eso no somos personas aisladas: estamos cerca, porque la herencia que hemos recibido del Señor es la proximidad, es decir, el gesto de cercanía¹⁹.
Unos meses después del comienzo de la pandemia, releer las palabras de Francis es una oportunidad preciosa para dar sentido a los eventos y alentar a todos a construir un mundo mejor.
——————————————————————————-
1 Vatican News, La cercanía del Papa: Misa de Santa Marta en directo todos los días, en https://www.vaticannews.va/it/papa/news/2020-03/coronavirus-papa-francesco-messa-santa-marta -every-day.html
2 Ver FRANCISCO, La fe debe transmitirse, debe ofrecerse, especialmente con testimonio, 25 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200425_testimoniare -lafede-conlavita.html
3 ID., Sin testimonio y oración no es posible hacer predicación apostólica, 30 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200430_testimonianza-e- oración.html
4 Véase ID., La concreción y sencillez de los pequeños, 29 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200429_laconcretezza-dellaverita.html
5 Ver ID., Persevere in the service, 7 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200407_perseverare-nelservizio.html
6 Ver ID., Las tres dimensiones de la vida cristiana: elección, promesa, alianza, 2 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco- cotidie_20200402_letre-dimension-of-life.html
7 ID., Confianza en la misericordia de Dios, 30 de marzo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200330_pregare-peril-perdono.html
8 Ver ID., El pequeño linchamiento diario de la charla, 28 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200428_laverita-dellatestimonianza.html
9 Véase ID., El coraje de permanecer en silencio, 27 de marzo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200327_ilcoraggio-ditacere.html
10 ID., Judas, ¿dónde estás ?, 8 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200408_tra-lealta-e-interesse.html
11 Cfr. ID., El trabajo es la vocación del hombre, 1 de mayo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200501_illavoro-primavocazione- de man.html
12 ID., Buscando a Jesús en los pobres, 6 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200406_la-poverta-nascosta.html
13 Ver ID., Domingo de lágrimas, 29 de marzo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200329_lagrazia-dipiangere.html
14 Ver ID., Día de la hermandad, día de penitencia y oración, 14 de mayo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200514_giornodi-fratellanza – oración-penitencia.html
15 ID., Elige el anuncio para no caer en nuestras tumbas, 13 de abril de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200413_annunciare-cristo- vivoerisorto.html
16 ID., Aprendiendo a vivir momentos de crisis, 2 de mayo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200502_lecrisi-occasioni-diconversione.html
17 ID., Ser cristiano es pertenecer al pueblo de Dios, 7 de mayo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200507_consapevoli-diessere-popolodidio. html
18 ID., Todos tenemos un Pastor: Jesús, 4 de mayo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa-francesco-cotidie_20200504_cristo-unicopastore.html
19 ID., Nuestro Dios está cerca y nos pide que estemos cerca, 18 de marzo de 2020, en http://www.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2020/documents/papa -francesco-cotidie_20200318_pergli-operatorisanitari.html

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.